RCP: el desconocido de los familiares de enfermos cardiacos

El desconocimiento de la RCP por parte de los familiares de los enfermos cardiacos es una realidad. Los estudios publicados por la revista Enfermería Global y realizado por enfermeras del Hospital San Jorge de Huesca y el Hospital Miguel Servet de Zaragoza lo confirman. El 26,6% de estas personas afirma haber presenciado una parada cardíaca alguna vez. Número muy superior al de la población general. Sin embargo, únicamente un 36,7% afirma que podría reconocer los signos de una parada cardíaca y sólo un 9,6% sienten que poseen los conocimientos suficientes como para iniciar una RCP.

La actuación del primer interviniente es crucial para la supervivencia de una víctima de cardiaca. De ahí la insistencia de las organizaciones internacionales en guías de resucitación cardiopulmonar. Los cuidadores, además de ayuda con su familiar, tiempos de descanso y ocio y reparto de tareas, necesitan algo muy importante: formación. En Proyecto Cuidar consideramos la formación del cuidador algo imprescindible. Por ello, además de las guías de cuidados que publicamos periódicamente, ofrecemos formación a los pacientes y cuidadores. Así como una consulta online en la que poder responder a tus dudas.

Cómo detectar la parada cardiorespiratoria y qué debes hacer

Cuando veas que una persona está inconsciente y no respira espontáneamente, debes iniciar rápidamente las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

  1. Asegura el lugar de los hechos: Elimina los peligros que amenacen tu seguridad, la del paciente o la de las personas que ahí se encuentren.
  2. Comprueba el estado de consciencia de la víctima. Arrodíllate a la altura de los hombros de la víctima y sacúdelos con suavidad.  Acércate a su cara y pregúntale en voz alta si se encuentra bien: Si responde: deja a la víctima en la posición en que se encuentra y pasa a realizar una valoración secundaria, poniendo solución a los problemas que vayas detectando.
    Si no responde:
  3. Pide ayuda sin abandonar a la víctima y colócale en posición de reanimación. Boca arriba con brazos y piernas alineados sobre una superficie rígida y con el tórax al descubierto.
  4. Abre la vía aéreaColoca una mano sobre la frente y con la otra tira del mentón hacia arriba, para evitar que la lengua impida el paso del aire a los pulmones.
  5. Comprueba si la víctima respira normalmente manteniendo la vía aérea abierta (ver, oír, sentir durante no más de 10 seg.)
  6. Si la víctima respira normalmente:
    • Colócala en posición lateral de seguridad (PLS).
    • Llama al 112 o busca ayuda.
    • Comprueba periódicamente que sigue respirando.
  7. Si la víctima no respira normalmente: Pide ayuda, llama al 112 o pide a alguien que lo haga e inicia 30 compresiones torácicas en el centro del pecho.
  8. Realiza 2 insuflaciones con la vía aérea abierta (frente-mentón) y la nariz tapada. Si el aire no pasa en la primera insuflación, asegúrate de estar haciendo bien la maniobra frentementón y realiza la segunda insuflación, entre o no entre aire.
  9. Alterna compresiones – insuflaciones en una secuencia 30:2 (30 compresiones y 2 insuflaciones) a un ritmo de 100 compresiones por minuto.
  10. No interrumpas hasta que la víctima inicie respiración espontánea, te agotes o llegue ayuda especializada.

¿NECESITAS UNA ENFERMERA A DOMICILIO EN MADRID CAPITAL?

Llámanos al (+34) 913 191 370 / 619 001 481 o escríbenos a info@proyectocuidar.com.

Estamos en Calle General Castaños 13 | Piso 2 Derecha | 28001 Madrid